Mazapanes de Soto (receta de navidad)

El mazapán de soto es una variedad de mazapán de origen árabe, que cuenta con la denominación La Rioja Calidad desde 1989, se elabora fundamentalmente en la localidad de Soto en Cameros (España).

Almendra, azúcar, ralladura de limón y patata cocida, son los cuatro ingredientes que se necesitan para hacer unos mazapanes caseros únicos y deliciosos.

Su elaboración no es nada complicada y el resultado es muy bueno, es un mazapán diferente por el toqué de la patata y puedo decir que a medida que pasan los días esté mazapán va tomando cada vez más sabor y textura.

Espero que os animéis a preparar estos deliciosos mazapanes de Soto y os gusten tanto como a mí!

 

 

(Con estás cantidades salen 31 mazapán)

 

Ingredientes:

300 grs. de almendras crudas sin piel molidas.

200 grs. de azúcar glas.

65 grs. de patata cocida (estrujada con un tenedor).

La ralladura de medio limón.

Obleas o galletas para sándwich de helado (yo he usado galletas para sándwich de helado).

 

Ingredientes para el almíbar:

100 grs. de azúcar.

100 ml. de agua.

 

Ingredientes para pintar los mazapanes:

1 yema de huevo.

1 Cdta. de leche.

 

 

 

 

Preparación:

En un cazo echamos el azúcar junto con el agua y ponemos a fuego medio hasta que se forme un almíbar (dejamos de 8 a 10 minutos desde que empiece a hervir), retiramos del fuego y reservamos.

Ponemos en un bol amplio la almendra molida, el azúcar glas y la ralladura de limón,  mezclamos bien y añadimos la patata cocida, mezclamos todo hasta formar una masa manejable (aunque parezca que necesita más patata no hace falta añadir más, solo hay que amasar con las manos y la almendra soltará aceite y se formará una masa homogénea).

Estiramos la masa con un grosor de 2 centímetros y cortamos con un cortapastas de 3 centímetros de diámetro por 3 centímetros de alto.

Con el mismo cortapastas cortamos las obleas o las galletas de helado y ponemos sobre una bandeja de horno forrada con papel de hornear, encima de cada galleta ponemos un mazapán.

Mezclamos la yema de huevo con la cucharadita de leche y pintamos los mazapanes por encima.

Metemos en el horno precalentado a 220° grados, de 8 a 10 minutos o hasta que veamos que se doran por encima.

Sacamos del horno y dejamos reposar la bandeja sobre una rejilla 5 minutos, luego los pasamos a la rejilla y dejamos templar.

Pasado el tiempo, los bañamos en el almíbar boca abajo y los ponemos en la rejilla hasta que se sequen y enfríen por completo (3 horas más o menos).

 

 

 

Deja un comentario